ü

La Historia de nuestra producción

Un whiskey de triple destilación como el nuestro no nace suave y equilibrado de la nada. Necesita de nuestro proceso, cuidadosamente desarrollado durante cientos de años, para lograrlo. Esta tradición comenzó en 1780 con el gran Maestro Destilador John Jameson, quien descubrió que las tres destilaciones eran ideales para su Jameson Irish Whiskey, y su legado continúa hasta nuestros días.

Cultivado localmente

No importa donde se hace la destilación, el whiskey es sólo tan bueno como los ingredientes que entran en el alambique. Los tres elementos clave de Jameson Irish Whiskey son la cebada, el agua y el maíz; con una lista tan simple no hay lugar para esconderse. Un gran whiskey necesita ingredientes a su altura y eso comienza con el agua. La palabra whiskey deriva del irlandés " Uisce beatha", que significa "agua de la vida" y el río Dungourney, que fluye a través de nuestra destilería, es la fuente de vida de nuestra operación y desempeña un papel vital en el proceso de producción. Jameson es también uno de un puñado de whiskeys en el mundo producidos usando una combinación de cebada malteada y sin maltear, y la mayoría de nuestros proveedores son los agricultores que están a menos de 160 kilómetros de Midleton. Saben exactamente lo que estamos buscando, ya que muchos de esos campos han estado produciendo nuestra cebada durante siglos. Aunque en lo posible tratamos de mantener nuestros ingredientes locales, el maíz es un cultivo amante del sol y nunca nadie ha acusado a Irlanda de tener un clima tropical. Después de mucho buscar, encontramos un agricultor en el sur de Francia, que nos proporciona un maíz excepcional y que no ha sido genéticamente modificado.

Las cosas buenas vienen de a tres

Aquí es donde tomamos un desvío del camino principal y hablamos sobre nuestro distintivo proceso de triple destilación. ¿Por qué hacerlo tres veces? No porque queremos presumir, sino porque creemos que la tercera vez hace que Jameson sea el doble de suave. No somos de hacer concesiones y ceder, y si bien sabemos que hay métodos de producción más rápidos y sencillos, nos hemos mantenido fieles a los métodos sobre los que construyó su fama John Jameson. Brian Nation, nuestro Maestro Destilador, sostiene y defiende el legado en nombre de las generaciones que lo precedieron. La mayoría de los destiladores escoceses abandonan el proceso con dos destilaciones y, si bien tenemos un gran respeto por su whisk(e)y, el paladar irlandesa exige algo más suave (ejem). Jameson es una mezcla del icónico whiskey irlandés de alambique y de whiskeys de grano, y creemos que es justo darles a ambos el tratamiento especial de la triple destilación. Mentes críticas podrían estar leyendo esto y pensar que la destilación cuádruple sería aún mejor, pero hicimos algunos experimentos en nuestros primeros años y no fue el caso. Tres es nuestro número mágico y nos quedamos con él.

Añejado en roble

¿Alguna vez te preguntaste que es lo que permite al whiskey irlandés llamarse a sí mismo whiskey irlandés? Bueno, ese honor no se entrega tan generosamente como los certificados de genealogía irlandesa. Existe una estricta ley que establece que una bebida espirituosa debe pasar un mínimo de tres años madurando en la isla de Irlanda para tener esa distinción. En Jameson no estamos interesados en lo mínimo, por lo que colgamos un cartel de "no molestar" en nuestras barricas y dejamos madurar nuestros whiskeys mucho más de tres años.

Hablando de nuestras barricas, estas son importadas de los Estados Unidos y España, donde se empleban para madurar bourbon y vino fortificado. Esto las deja condimentadas y listas para pasar algo de su personalidad a nuestro whiskey. Como un ejercicio de construcción de carácter, sólo que nosotros estamos más interesados en las notas de madera tostada, vainilla y el jerez dulce que en lecciones de vida. Aunque la longitud del proceso de maduración no es el mismo para cada barrica, 2% de nuestro whisky se pierde por evaporación cada año. Esto se conoce como la parte del ángel y después de más de 230 años, calculamos que ya le toca al ángel pagar una ronda.

Del grano al vaso

A pesar de que estamos indefensos ante la inevitable evaporación, como regla general, mantenemos al mínimo las influencias externas. Tenemos una única destilería, lo que significa que tenemos un control total sobre el proceso de producción, desde el grano hasta el vaso. Vamos a confesar sin vergüenza un poco de favoritismo, cuando llega el momento de realizar la mezcla, sólo utilizamos whiskeys que fueron criados en nuestra destilería . La nueva destilería Midleton fue diseñada pensando en la flexibilidad, y nuestros destiladores pueden producir una amplia variedad de diferentes whiskeys. Esto significa que no tenemos que golpear las puertas de otras destilerías pidiendo whiskey. Muchas celebre marcas mezclan whiskeys de varias destilerías, así que no estamos sugiriendo nuestra forma es mejor o superior, es simplemente la forma en que nos gusta hacerlo.

Todos somos toneleros

Nuestra historia no es nada sin las personas que desde 1780 han dedicado su vida trabajando para producir un whiskey del que estamos todos muy orgullosos. La presencia de dos “barrelmen” en nuestra icónica botella verde es nuestro humilde guiño y tributo a ellos, y sirve como un recordatorio de que Jameson es un whiskey para personas que trabajan duro, hecho por personas trabajan duro. Por si no se nota dejamos en claro que estamos inmensamente orgullosos de nuestro producto. Pero ya hemos hablado lo suficiente nosotros, dejemos que el whiskey hable por sí mismo.

Descubre nuestra historia, desde el grano hasta el vaso.

Las puertas de nuestra destilería están abiertas de par en par