Somos irlandeses, así que tal vez contar historias está en nuestra sangre. Ya sea contando historias propias o escuchando historias ajenas en el pub . Es por eso que tenemos una conexión natural con el cine - más allá de las alfombras rojas, las marquesinas y el pochoclo, amamos los cuentos y las verdades humanas que llegan a través de las películas – y, con mucho orgullo, ayudamos a nuevos cineastas dándoles la oportunidad de que sus historias sean escuchadas.